a La vida después del trasplante de corazón | Vivir el trasplante Blog
Contact us on 0800 123 4567 or info@cardinal.com

La vida después del trasplante de corazón

La mayoría de las personas que reciben un nuevo corazón lo acepta correctamente y puede una vida normal.

La vida después del trasplante de corazón

Hoy en día, la tasa de éxito del trasplante de corazón es muy elevada. Según dio a conocer la Fundación Española del Corazón, el 90% de los pacientes trasplantados logra llevar una calidad de vida normal luego de la intervención quirúrgica.

“También debemos tener en cuenta que los pacientes que reciben el trasplante cardíaco suelen estar por encima de los 60 años, por lo que la esperanza de vida del que recibe el trasplante es la que le corresponde a esa persona por edad”, explica el Dr. Juan Delgado, miembro de la Sociedad Española de Cardiología (SEC).

Asimismo, el profesional sostiene que una vez superado el primer año, tras la operación, que es cuando más complicaciones pueden aparecer (como por ejemplo infecciones), los pacientes tienen una calidad de vida próxima a la de la población general. De hecho, varios estudios demuestran que las condiciones de la persona trasplantada son aún superiores a la de los pacientes que sufren enfermedades crónicas, como es el caso de la diabetes.

Por eso, es importante que las personas que han sufrido una intervención de trasplante tengan en cuenta que una actitud cardiosaludable les permitirá llevar una vida normal. Para esto, se debe seguir una dieta sana y realizar actividad física regular. Además, es necesario seguir estrictamente los horarios de la toma de medicación, evitar hábitos tóxicos como el tabaquismo y protegerse de la exposición directa al sol.

En pacientes crónicos, un aspecto que también debe tenerse en cuenta es su entorno. La familia debe facilitar una relación de normalidad con el paciente trasplantado y estar dispuesta a ayudar como lo harían en cualquier otro proceso. Igualmente, es recomendable evitar el contacto directo con el paciente cuando padecen un cuadro catarral, gripe o gastroenteritis aguda, por la posibilidad de contagiar el proceso.

Fuente: Fundación Española del Corazón.