a En primera persona: cuatro corazones en una vida | Vivir el trasplante Blog
Contact us on 0800 123 4567 or info@cardinal.com

En primera persona: cuatro corazones en una vida

Testimonio de Juan Vicente del Álamo, una de las dos únicas personas en el mundo que sobrevivió a tres trasplantes de corazón.

En primera persona: cuatro corazones en una vida

Tiene 53 años pero se sometió a su primer trasplante a los 30. Para Juan Vicente del Álamo, al principio, todo le sonaba a ciencia ficción. Al hacerse unas pruebas rutinarias para poder operarse del menisco, los médicos se dieron cuenta que su corazón no funcionaba como debería hacerlo en un chico de 18 años. Desde entonces, iniciaron un tratamiento: “Pero durante todo ese tiempo seguí jugando al fútbol y haciendo mi vida normal. Y después del trasplante también”, explica Juan.

Era el año 1990 cuando se sometió al primer trasplante, y en esa época no era muy común esta intervención. Por eso Juan sentía algo de temor, pero confiaba muchísimo en los médicos. Sin embargo, ese corazón 13 años después empezó a fallar: “De nuevo se dieron cuenta los médicos en una revisión, yo no tenía ningún síntoma. Vieron que las coronarias se habían estropeado y que la única solución era otro trasplante”. Y agrega: “Yo pensaba que mi nuevo corazón era para toda la vida. Fue un poco duro contárselo a la familia porque sufren tanto o más que uno, pero me dije que si había salido bien la primera vez por qué no iba a salir bien ahora”.

Tal como lo presentía, así fue. Juan se recuperó del segundo trasplante antes que en el anterior, porque la medicina había avanzado. Sin embargo, en el año 2010 tuvo que afrontar otra sorpresa: “Mi calidad de vida había empeorado, se me hinchaban mucho las piernas, me costaba andar, retenía líquidos… Ya cuando estaba al límite el doctor me dijo que había llegado un órgano nuevo y que había que arriesgarse”.

A pesar de haber sido una operación complicada, Juan logró salir adelante. Y entre los pilares fundamentales para esto, estaba no solo su familia sino también el deporte: “Fui ocho veces campeón de Europa de tenis y una vez subcampeón del mundo en Japón en el campeonato de trasplantados”.

Por último, Juan no deja de destacar la importancia de la alimentación: “Hay que cuidarse, tomar la menor cantidad de alcohol posible, llevar una dieta equilibrada… Pero no solo los que hayamos tenido problemas de corazón, todo el mundo debería cuidarse. ¡La vida es muy bonita como para que no la aprovechemos!”.

 

 

Fuente: Fundación del Corazón.

0 Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*