a ¿Hasta qué edad puedo recibir un trasplante de corazón? | Vivir el trasplante Blog
Contact us on 0800 123 4567 or info@cardinal.com

¿Hasta qué edad puedo recibir un trasplante de corazón?

Muchos pacientes en lista de espera temen que, cuando llegue su turno, sea tarde.

¿Hasta qué edad puedo recibir un trasplante de corazón?

El trasplante cardíaco está indicado en pacientes con insuficiencia cardiaca terminal, es decir, cuando el corazón no se contrae adecuadamente, bombeando muy poca sangre a cuerpo, con baja calidad y mala expectativa de vida, y sin respuesta al tratamiento médico óptimo o a la cirugía convencional.

Actualmente, la edad no es una contraindicación absoluta para el trasplante cardíaco, ya que se considera cada caso de forma individualizada. Como cada persona es un caso distinto, es importante evaluar condiciones individuales de cada paciente:

  • Enfermedad pulmonar avanzada.
  • Enfermedad hepática avanzada.
  • Enfermedad renal crónica, ya que el uso de medicamentos inmunosupresores tras el trasplante puede empeorar la función renal al ser tóxico para el riñón.

Si bien la edad no es una restricción, en los pacientes que tienen entre 55 y 60 años es necesario observar el riesgo propio de la persona. Sin embargo, existen ciertos peligros que pueden aparecer más allá de cuántos años tiene el paciente:

  • Rechazo agudo. La reacción del organismo ante un órgano que les ajeno produce una reacción defensiva (inmune) que, si no es controlada, puede destruir ese órgano. Por eso es necesario administrar medicamentos que disminuyen la respuesta inmunitaria, como ciclosporina A, corticoides y otros. El rechazo es más frecuente en los primeros meses.
  • Infecciones. Hay que mantener un equilibrio con la inmunosupresión: si es escasa habrá rechazo, si excesiva, infecciones.
  • Enfermedad coronaria. Esta enfermedad evoluciona lentamente y suele aparecer de forma tardía.

También puede ocurrir que los medicamentos inmunosupresores produzcan hipertensión arterial, insuficiencia renal o insuficiencia hepática.

 Fuente: Fundación del Corazón.

0 Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*