a La clave de la rehabilitación cardiovascular es el ejercicio físico | Vivir el trasplante Blog
Contact us on 0800 123 4567 or info@cardinal.com

La clave de la rehabilitación cardiovascular es el ejercicio físico

Existen dos tipos de actividades con diferentes efectos para el organismo.

La clave de la rehabilitación cardiovascular es el ejercicio físico

Los beneficios del deporte están totalmente demostrados en pacientes cardiovasculares, por eso es uno de los componentes terapéuticos principales de los programas de rehabilitación cardíaca.

El tipo de ejercicio, su intensidad, duración, frecuencia y control son las variables que hay que definir a la hora de planificar un programa de entrenamiento. Hay dos tipos principales de actividad física, cuyos efectos para el organismo resultan diferentes:

En primer lugar, está el ejercicio dinámico o aeróbico, que aporta mayores ventajas a nivel cardiovascular. Este incluye caminar, correr, nadar o andar en bicicleta. Sus principales características son:

  • Moviliza grandes grupos musculares que se contraen de forma rítmica dando lugar a movimiento.
  • Se producen cambios en la longitud de la fibra del músculo y poco aumento de la tensión.
  • Suelen ser actividades prolongadas que requieren un incremento en el consumo de oxígeno, por eso se denominan también aeróbicos.

Por su parte, el ejercicio estático o anaeróbico, como el levantamiento de pesas, mejora la fuerza muscular y la flexibilidad:

  • El trabajo de fuerza provoca cambios en la tensión de la fibra muscular, pero sin modificar significativamente su longitud.
  • Se produce una contracción muscular sostenida contra una resistencia fija.
  • Suelen intervenir grupos musculares concretos.

Es importante saber que en las personas con enfermedades cardiovasculares siempre se ha recomendado realizar fundamentalmente entrenamiento aeróbico. Sin embargo, en los últimos tiempos se ha demostrado que la introducción de ejercicios de tipo isodinámico (con pesos leves y muchos movimientos) puede ser beneficiosa para aumentar la fuerza y potencia muscular. En personas de muy baja forma física, estos ejercicios mejoran su capacidad para realizar tareas cotidianas.

 

Fuente: Fundación del Corazón.

0 Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*