a 8 claves para reducir el riesgo de contraer una enfermedad renal | Vivir el trasplante Blog
Contact us on 0800 123 4567 or info@cardinal.com

8 claves para reducir el riesgo de contraer una enfermedad renal

Este tipo de patologías afectan a un gran número de personas que se consideran sanas, debido a que generalmente son silenciosas.

8 claves para reducir el riesgo de contraer una enfermedad renal

Para lograr reducir la frecuencia y el impacto de las enfermedades renales, es importante que se genere consciencia sobre lo fundamentales que son estos órganos para la salud. Las enfermedades que se pueden contraer cuando ellos no funcionan afectan a gran cantidad de personas que se sienten saludables, porque generalmente no tiene síntomas y requieren de altos niveles de sospecha para ser detectadas a tiempo.

Estas son algunas de las claves para prevenir enfermedades renales:

1- Mantenerse en forma y activo.

Ayuda a reducir la presión arterial y por lo tanto disminuye el riesgo de sufrir insuficiencia renal crónica. Se recomienda hacer actividades aeróbicas como caminar, correr o andar en bicicleta.

2- Controlar regularmente el nivel de azúcar en sangre.

Alrededor del 50% de las personas diabéticas desarrollan daño renal, por lo que es fundamental que se controlen periódicamente para comprobar el estado de sus funciones renales. El daño puede reducirse o evitarse si se detecta en forma temprana.

3- Controlar la presión arterial.

Aunque mucha gente sabe que la presión arterial alta puede provocar un derrame cerebral o un ataque al corazón, pocos saben que también es la causa más común del daño renal. Esta situación se potencia cuando se asocia con otros factores como la diabetes, el colesterol alto o enfermedades cardiovasculares.

4- Llevar una dieta saludable y controlar el peso corporal.

Ambas ayudan a prevenir la diabetes, enfermedades cardíacas y otras afecciones asociadas con la enfermedad renal crónica. También es aconsejable reducir el consumo de sal a unos 5-6 gramos por día (aproximadamente una cuchara chica).

5- Beber mucho líquido.

Se recomienda beber entre 1,5 y 2 litros de agua por día. El consumo de líquido ayuda a los riñones a limpiar el sodio, la urea y las toxinas del cuerpo que, a su vez, reducen el riesgo de desarrollar enfermedad renal crónica. A aquellas personas que ya han tenido un cálculo renal se les aconseja beber de 2 a 3 litros de agua al día para disminuir el riesgo de formación de una nueva piedra.

6- No fumar.

Fumar reduce el flujo de sangre a los riñones, lo que afecta su correcto funcionamiento. También aumenta el riesgo de cáncer renal en un 50 por ciento.

7- No abusar de los medicamentos sin receta.

Los medicamentos comunes, por ejemplo anti-inflamatorios como el ibuprofeno, son conocidos por causar daños renales si se toman regularmente. Estos medicamentos no representan un peligro significativo si se utilizan para algún dolor eventual, pero si se tiene un problema crónico (como artritis o dolor de espalda), lo mejor es consultar al médico para poder solucionarlo sin poner en riesgo los riñones.

8- Chequear la función renal si se tiene uno o más de los siguientes factores de riesgo.

Diabetes, hipertensión, obesidad o si algún miembro de la familia sufre de enfermedad renal.

Fuente: Hospital Alemán.

0 Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*