a Trasplante renal: una opción contra la Insuficiencia Crónica | Vivir el trasplante Blog
Contact us on 0800 123 4567 or info@cardinal.com

Trasplante renal: una opción contra la Insuficiencia Crónica

Informarse y cuidarse es fundamental antes de la intervención.

Trasplante renal: una opción contra la Insuficiencia Crónica

El reemplazo del riñón es una de las terapias universalmente aceptadas para el tratamiento de la Insuficiencia Renal Crónica Terminal (IRCT), enfermedad a la cual se puede llegar a través de múltiples vías.

La IRCT es un diagnóstico funcional, es decir, no describe una enfermedad en particular sino un conjunto de manifestaciones clínicas y humorales que son consecuencia de la pérdida progresiva y permanente del funcionamiento del órgano. El agregado de “terminal”, implica que este deterioro funcional es de grado extremo y que, de no iniciar algún tratamiento sustitutivo de la función renal, sobrevendrá la muerte.

Cuando se diagnostica que la solución es el reemplazo del riñón, este trasplante debe ajustarse a indicaciones precisas, al igual que cualquier otro tratamiento, porque no todos los pacientes con IRCT son candidatos a recibir un implante.

Además, los pacientes trasplantados renales deben observar un número importante de normas de forma estricta, porque el éxito del tratamiento depende justamente de ellas.

Es importante tener en cuenta que el riñón implantado se encuentra amenazado por una serie de factores diferentes que deben mantenerse bajo control: hipertensión arterial, dislipemias, excesos alimentarios, efectos colaterales del tratamiento utilizado, y episodios de Rechazo Agudo (RA). Para evitar este último, es necesario plantear un esquema de tratamiento meticuloso, que asegure un nivel de inmunosupresión suficiente como para impedir su aparición, así como también evitar una inmunosupresión excesiva que fomentaría la aparición de complicaciones infecciosas.

Entonces, no solo una buena selección del receptor es suficiente, sino que un tratamiento apropiado desde el principio junto al diagnóstico de las complicaciones, aumenta las chances de tener una buena evolución después de la cirugía.

Fuente: CUCAIBA.

0 Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*