a La recuperación del trasplante hepático es mejor con actividad física | Vivir el trasplante Blog
Contact us on 0800 123 4567 or info@cardinal.com

La recuperación del trasplante hepático es mejor con actividad física

El ejercicio regular ayuda a regresar a una vida activa.

La recuperación del trasplante hepático es mejor con actividad física

Después del trasplante de hígado, lo más común es que el paciente se sienta cansado y débil. Esto se debe a que antes o luego de la intervención, podría haber perdido masa muscular por el reposo prolongado en cama y que su patrón de sueño esté alterado. El ejercicio regular y la buena nutrición son las claves para retornar a una rutina más activa y regresar a la actividad diaria de la casa, trabajo o escuela.

Lo más recomendable es que cada paciente discuta con su médico o equipo tratante cómo empezar un programa de ejercicio. Es importante hablar sobre cómo incrementar el nivel de actividad y cuándo comenzar con una rutina de ejercicio.

Durante los primeros seis meses después del trasplante, es probable que los profesionales aconsejen evitar actividades extenuantes, cargar cosas pesadas, o programas de ejercicios más intensos. El mejor ejercicio físico en este momento es caminar, mientras que cualquier actividad o deporte con alto riesgo de lesión como el fútbol, deberían evitarse por lo menos un año después del trasplante.

Aún después de meses y años de una intervención, hacer ejercicio cuando el paciente está enfermo o con fiebre no es una buena idea. Por eso, si alguna vez se experimenta dolor intenso, dolor de pecho o falta de aliento mientras que está haciendo ejercicio, lo mejor es parar inmediatamente y buscar ayuda o consejo médico.

 

Fuente: International Transplant Nurses Society (ITNS)

0 Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*