a ¿Qué sucede después de recibir un trasplante renal? | Vivir el trasplante Blog
Contact us on 0800 123 4567 or info@cardinal.com

¿Qué sucede después de recibir un trasplante renal?

Pueden surgir distintas cuestiones que van de la mano de la compatibilidad del riñón.

¿Qué sucede después de recibir un trasplante renal?

Cuando termina la operación del trasplante renal, los cirujanos dejan normalmente en el abdomen unos pequeños tubos de drenajes. A su vez, el dolor va disminuyendo sustancialmente debido a los efectos de los calmantes y se deja colocada una sonda vesical por unos días hasta que el riñón comience a funcionar correctamente.

El cuidado de la herida quirúrgica es sencillo, y por eso el paciente tiene la posibilidad de, con cuidado, levantarse y caminar en su habitación, pasadas las 24 horas de la operación. Habitualmente a los siete días la herida se encuentra cicatrizada e incluso le permitirá bañarse sin cuidados especiales.

Para esta etapa, conservando todas las normas de higiene y sanitarias, la persona podrá recibir por breves lapsos visitas dentro de la habitación siempre teniendo en cuenta que los visitantes no posean ningún tipo de enfermedades infecciosas, como un típico resfrío. Este tipo de medidas tienden a proteger a las personas trasplantadas debido a que en esta etapa se encuentra en un estado vulnerable por las bajas defensa que posee.

Una vez que el médico tiene todo bajo control, pueden surgir distintas variantes que van de la mano de la compatibilidad del riñón, de la recuperación de las personas y otras diversas situaciones que pueden producir que:

  • El riñón implantado produzca orina desde las primeras horas posteriores a la cirugía. Esto, generalmente sería una situación ideal y un buen pronóstico.

 

  • El riñón implantado no produzca orina. Ocurre en casi el 50% de los trasplantes realizados con donante cadavérico, pero normalmente la gran mayoría de las veces, luego de unos días y algunas sesiones de diálisis, el riñón comienza a recuperar en primera instancia la producción de orina y luego la función de filtro de toxinas; esto la medicina lo llama “necrosis tubular aguda”.

Una vez que se retiran los puntos y la sonda vesical y el médico, luego de los análisis correspondientes determina que el trasplante está funcionando con éxito, llega para el paciente lo más esperado: el alta. Aquí se debe tener en cuenta que salir del estado de internado no es el alta definitiva sino que a partir de ese momento comienza otro período de igual o mayor importancia.
Fuente: ADETRA.

0 Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*