a Cómo prevenir el rechazo tras un trasplante de riñón | Vivir el trasplante Blog
Contact us on 0800 123 4567 or info@cardinal.com

Cómo prevenir el rechazo tras un trasplante de riñón

La terapia inmunosupresora se puede reducir con la infusión de células madre.

Cómo prevenir el rechazo tras un trasplante de riñón

Una de las principales complicaciones tras recibir un trasplante es el rechazo del nuevo órgano, ya sea en los primeros días de la intervención o bien a largo plazo.
Aunque en los últimos años se ha conseguido mejorar la tasa del rechazo agudo, el crónico sigue siendo una problemática. Por eso, investigadores de la Universidad de Xiamen, en Fuzhou (China), han desarrollado una terapia con células madre de la médula ósea del propio paciente que mejora la supervivencia del riñón trasplantado con menos medicación inmunosupresora.

Habitualmente, la terapia inmunosupresora consta de dos fases. Un tratamiento de inducción que consiste en el empleo de agentes biológicos para bloquear la activación del sistema inmunológico y otro de mantenimiento, en el que se utilizan fármacos ya clásicos en este campo, como la ciclosporina o el tacrólimus.

De acuerdo con Rafael Matesanz, director de la Organización Nacional de Trasplantes (ONT), el mayor problema de los trasplantes es el rechazo crónico, porque no está bien controlado. No se sabe bien a qué se debe. No está claro que sea sólo un problema inmunológico porque tiene un componente de fibrosis. La ciclosporina tiene efectos nefrotóxicos y produce, a la larga, insuficiencia renal. Esto contribuye, en cualquier tipo de trasplante, a perder riñones a largo plazo.

La aportación de los investigadores de la Universidad de Xiamen ha sido la modificación de la terapia de inducción. En lugar de utilizar la terapia clásica, se han empleado células mesenquimales (un tipo de células madre) de la médula ósea del propio paciente, extraídas bajo anestesia local y administradas 10 minutos antes del injerto y dos semanas después. Los mismos investigadores explicaron: “En nuestro ensayo aleatorizado y prospectivo realizado con un gran grupo de pacientes, comprobamos que la infusión autóloga de células madre de la médula ósea podría reemplazar la terapia de inducción con anticuerpos interleucina 2 en trasplantes de riñón vivo de parientes. Los receptores de estas células mostraron menor frecuencia de rechazo agudo, confirmada con biopsia, en los primeros seis meses que el grupo de control. Extender la vigilancia de los participantes permitirá valorar a largo plazo los efectos de esta estrategia sobre la función del injerto renal, la supervivencia y la seguridad”.

Fuente: El Mundo.

0 Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*