a Preocupaciones reproductivas después del trasplante de riñón | Vivir el trasplante Blog
Contact us on 0800 123 4567 or info@cardinal.com

Preocupaciones reproductivas después del trasplante de riñón

La fertilidad puede regresar rápidamente después de la intervención.

Preocupaciones reproductivas después del trasplante de riñón

 

De acuerdo con ciertas investigaciones, los ciclos menstruales regulares para la mayoría de las mujeres comienzan unos pocos meses a un año después del trasplante. Es por eso que la fertilidad para la mujer y el hombre puede regresar rápidamente después del trasplante de riñón.

En cuanto al control de natalidad y embarazo, cuando una paciente reinicia su actividad sexual después del trasplante de riñón, debería usar un método anticonceptivo apropiado. Los métodos de barrera (preservativos, por ejemplo) son los más recomendados. Cuando se usan uno o más, es posible prevenir la concepción, así como también proveer protección contra las enfermedades de transmisión sexual.

Algunos centros de trasplante han aprobado el uso de anticonceptivos orales de dosis bajas. Sin embargo, las pastillas anticonceptivas orales exponen a la paciente trasplantada a mayor riesgo de obtener coágulos sanguíneos, presión sanguínea alta, problemas gastrointestinales, enfermedad arterial coronaria y depresión. Los niveles de la ciclosporina podrían ser más altos en los pacientes que toman ciclosporina y anticonceptivos orales. Además, es importante recordar que la pastilla previene el embarazo cuando se toma correctamente, pero no protege contra las enfermedades de transmisión sexual.

Por otro lado, aquellas pacientes que deseen quedar embarazadas pueden hacerlo de forma exitosa si han recibido un trasplante de órgano sólido. El asesoramiento antes de procrear es importante para que se pueda planificar el embarazo y lograr los mejores resultados para la persona y su bebé. La mayoría de centros de trasplante aconsejan a las mujeres trasplantadas esperar de 1 a 2 años después del trasplante para quedar embarazadas. Esto permite un tiempo razonable para asegurarse de que el órgano trasplantado esté sano y funcionando bien. Además, los niveles de inmunosupresión deben estar estables y a nivel de mantenimiento.

Fuente: International Transplant Nurses Society (ITNS)

0 Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*