a ¿Qué es el rechazo post trasplante renal? | Vivir el trasplante Blog
Contact us on 0800 123 4567 or info@cardinal.com

¿Qué es el rechazo post trasplante renal?

Existen varios tipos que se clasifican según la clase de células que lo causan.

¿Qué es el rechazo post trasplante renal?

El sistema inmunológico del cuerpo está diseñado para buscar y destruir cuerpos extraños, como el virus de un resfrío, de la gripe o, incluso, el órgano trasplantado. Este proceso de destrucción se llama rechazo. En realidad, el rechazo demuestra que su sistema inmunológico está funcionando. Sin embargo, en los pacientes trasplantados, esta respuesta inmunológica necesita ser suprimida para proteger al nuevo órgano.

Existen varios tipos de rechazo de riñón, que se definen según la clase de células que lo causan y la gravedad que acarrean.
El rechazo hiperagudo ocurre minutos después del trasplante, es decir, cuando los anticuerpos del trasplantado reconocen inmediatamente el riñón como extraño y lo atacan. Este tipo de repulsión por lo general no puede ser tratada y se termina optando por la extracción del órgano.

Por otro lado, existe el rechazo agudo acelerado, que se da dentro de los primeros 3 a 7 días después del trasplante de riñón. Es causado por anticuerpos que pudieran haber estado inactivos en el momento del trasplante pero que poco después se reactivaron. Por lo tanto, los pacientes con niveles altos de anticuerpos corren mayor riesgo de desarrollar el rechazo agudo acelerado. Al igual que en el caso anterior, esta clase de rechazo es difícil de tratar.

Por último se encuentra la forma más común de rechazo, que es el celular agudo. En este tipo, las células sanguíneas del cuerpo identifican el riñón como ajeno y benigno, formando un ejército de células para atacarlo. Generalmente se da dentro de los primeros tres meses después de la operación, y puede ser tratado. Esta clase de repulsión no significa que se perderá el nuevo órgano.

Para ayudar a detectar el rechazo, es importante hacerse exámenes de sangre periódicamente como se lo requiera el médico tratante, seguir una rutina de chequeos y reportar a los profesionales cualquier síntoma que se experimente.

 

Fuente: International Transplant Nurses Society (ITNS).

0 Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*