a Los alimentos “medicina”, claves contra la hepatitis C | Vivir el trasplante Blog
Contact us on 0800 123 4567 or info@cardinal.com

Los alimentos “medicina”, claves contra la hepatitis C

Son aquellos que ayudan al cuerpo a crear sus propios antiinflamatorios y evitan enfermedades.

Los alimentos “medicina”, claves contra la hepatitis C

Tener una alimentación variada y equilibrada previene las enfermedades y protege la salud. De la misma forma, ciertos alimentos llamados “medicina” con propiedades antiinflamatorias ayudan al cuerpo a revertir pequeños desajustes. Esto es muy importante, porque la inflamación crónica favorece la aparición y el desarrollo de ciertos tumores, como los de colon, hígado, estómago o vejiga y la hepatitis C. Por eso, es importante conocerlos y consumirlos:

1- Hierbas y especias: cúrcuma, jengibre, clavo, pimienta, orégano, salvia, tomillo, canela o laurel están entre los más potentes antioxidantes y antiinflamatorios naturales. La cúrcuma, por ejemplo, actúa en el organismo inhibiendo una proteína, la NF-kB, que desencadena procesos inflamatorios. El jengibre, por su parte, reduce la inflamación intestinal al evitar la síntesis de prostaglandina, que produce vasodilatación y dolor. Y las hierbas ricas en timol (orégano, tomillo, albahaca, limón) ayudan a curar bronquitis, faringitis y problemas dentales.

2- Frutos rojos: en especial arándanos y cerezas, poseen propiedades antiinflamatorias más potentes gracias a su gran contenido en antocianinas.

3- Productos ricos en Omega3: el pescado azul ayuda a reducir inflamaciones y a proteger las membranas celulares de sus efectos adversos si se consume, al menos, dos veces a la semana. Además de estos ácidos grasos, los vegetales de hoja verde (espinacas, acelgas) contienen vitamina E, que protege al organismo de las citoquinas, moléculas que causan inflamaciones.

4- Té verde: puede ayudar en casos de artritis, enfermedad de Crohn y colitis ulcerosa, inflamaciones intestinales que pueden desencadenar un cáncer de colon.

5- Ajo: actúa igual que ciertos antiinflamatorios, como el ibuprofeno, gracias a uno de sus compuestos, la alicina, que solo se libera cuando el ajo está crudo. Es eficaz como antibiótico contra hongos y bacterias, y reduce el bloqueo de las arterias, la presión arterial y el colesterol, por lo que ayuda a controlar las enfermedades cardiovasculares.

 

Fuente: Fundación del Corazón

0 Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*