a Trasplante de riñón: cómo reducir el potasio. | Vivir el trasplante Blog
Contact us on 0800 123 4567 or info@cardinal.com

Trasplante de riñón: cómo reducir el potasio.

La forma más importante de controlar el potasio en sangre es tomando poca cantidad del mismo.

Trasplante de riñón: cómo reducir el potasio.

Para conseguir una correcta alimentación durante la enfermedad renal, es muy importante aprender a manejar los alimentos y obtener de ellos los nutrientes necesarios, en la cantidad y proporción adecuada a cada situación.

El organismo obtiene de los alimentos la energía y los nutrientes para desarrollar las actividades diarias. Los alimentos una vez ingeridos, son transformados y se generan unas sustancias de desecho que son eliminadas, principalmente, por el riñón y por el tubo digestivo. Además, el riñón actúa regulando la concentración de otras sustancias como son el sodio, potasio, fósforo, agua, etc. Si el riñón no funciona de manera adecuada, todos estos productos se acumulan y trastornan los niveles internos.

Los mayores niveles de potasio se encuentran en las frutas y verduras, muchas veces unidos a niveles importantes de sodio. La importancia de la ingesta de estos alimentos hace que sea imposible eliminarlos de la dieta de la ERC (Enfermedad Renal Crónica) y, por eso, se utilizan diferentes técnicas culinarias que reducen de manera importante el contenido de potasio, ampliándose así la posibilidad de usar una mayor cantidad de frutas y verduras.

En general, las frutas elaboradas reducen su contenido en potasio en un 75 por ciento, por lo que se aconsejan:

– Confituras

– Jaleas y mermeladas

– Frutas en almíbar (desechando el líquido)

– Compotas

Además, es importante tener en cuenta que las verduras en contacto con el agua pierden potasio. Cortándolas en trozos muy pequeños se aumentará la superficie de contacto con el agua. Por otro lado, sometiendo la verdura a ebullición y desechando el líquido se podrá reducir hasta en 1/3 su contenido en potasio. Las que están congeladas también presentan menor cantidad, por lo que se escogerán antes que las frescas.

Por su parte, las conservas pierden potasio en su elaboración, ya que queda concentrado en el líquido, por lo que deberán escurrirse lo máximo posible antes de su consumo. Este tipo de productos contienen mucha sal por lo que también se debe enjuagarlos. Las carnes y los pescados poseen cantidades altas de fósforo y potasio. Sin embargo, sometiéndolas a cocción, pierden hasta un 50 por ciento.

Fuente: Alcer – Federación Nacional de Asociaciones para la Lucha Contra las Enfermedades del Riñón (Madrid)

0 Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*