a Trasplante hepático: lo que hay que saber sobre la medicación | Vivir el trasplante Blog
Contact us on 0800 123 4567 or info@cardinal.com

Trasplante hepático: lo que hay que saber sobre la medicación

Es importante tener en cuenta ciertos aspectos una vez que el paciente fue dado de alta.

Trasplante hepático: lo que hay que saber sobre la medicación

En cuanto a los cuidados post trasplante hepático, además de cuidar la alimentación, hacer ejercicio físico y mantener un estilo de vida saludable, es necesario tomar ciertos recaudos respecto de los medicamentos recetados por el equipo de trasplante.

Entre los aspectos más importantes, es necesario:

  • Conocer el nombre comercial y genérico de los medicamentos, como así también el propósito de cada uno.
  • Reconocer cuál es cada uno (según su forma, tamaño y color), cuándo y cómo tomarlos (alejados de las comidas, entre comidas, etc).
  • Estar al tanto de los efectos secundarios más comunes de cada uno de ellos.
  • Organizar la toma de acuerdo a la rutina del paciente.
  • Almacenar los comprimidos de forma correcta. Mantenerlos en lugares secos y a temperatura ambiente. Evitar guardarlos en el baño o en la cocina.
  • Consultar al equipo de trasplante (médico o coordinadora de trasplante) antes de tomar una nueva medicación recetada o sin receta (de venta libre) y por sobre todo ante cualquier duda o dificultad, consultar con el centro de trasplante.
  • Saber qué hacer si se olvida, omite o atrasa la toma de uno de ellos.
  • Tener siempre medicación (solicitar una receta antes de que se acaben).

En cuanto al tipo de medicamentos, los inmunosupresores son los protagonistas. Estos fármacos inhiben la actividad del sistema inmune. Luego de un trasplante de cualquier órgano, el sistema inmune reconocerá al nuevo tejido, en este caso el hígado, como “hostil”. Entonces, intentará eliminarlo atacándolo mediante glóbulos blancos, generando lo que comúnmente se conoce como “rechazo”.

Los inmunosupresores se administran como una contramedida; previniendo el rechazo del órgano implantado. Su efecto indeseado es que el cuerpo presenta mayor vulnerabilidad a las infecciones y por esto se deberá prestar especial atención a la higiene personal, de la vivienda y a la de los alimentos que se consumirán.

Fuente: Hospital Austral.

0 Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*