a Al volante: ¿cuándo se puede volver a manejar luego de un trasplante de riñón? | Vivir el trasplante Blog
Contact us on 0800 123 4567 or info@cardinal.com

Al volante: ¿cuándo se puede volver a manejar luego de un trasplante de riñón?

Es una de las principales dudas de los pacientes cuando recuperan su rutina normal.

Al volante: ¿cuándo se puede volver a manejar luego de un trasplante de riñón?

En los pacientes recién trasplantados surgen muchas dudas sobre su rutina post cirugía. En cuanto al trabajo, suelen reincorporarse en diferentes tiempos después del trasplante dependiendo de la magnitud de su enfermedad antes de la operación, tiempo de recuperación, complicaciones, y el tipo de trabajo que se ha hecho. La mayoría de pacientes trasplantados de riñón están listos para regresar al trabajo entre uno o tres meses después del reemplazo del órgano.

Si es posible, muchos optan por regresar a su trabajo media jornada, para que el cambio no sea tan brusco. Así, se pueden aumentar gradualmente las horas mientras que la energía y resistencia mejoran. Claro que la decisión es ideal tomarla con el médico tratante o el equipo de trasplante.

Por otro lado, muchos pacientes dudan sobre cuándo es el mejor momento para volver a conducir. La mayoría de los trasplantados de riñón pueden volver a manejar de 4 a 6 semanas después del trasplante, dependiendo de sus períodos de recuperación, complicaciones y medicamentos. Los reflejos y el juicio pueden ser afectados por una hospitalización prolongada, o por ciertos medicamentos, así que es mejor discutir este tema con el médico y coordinador de trasplante antes de ponerse al frente del volante. Es buena idea practicar cómo conducir en un área abierta o lejos del tráfico la primera vez mientras el paciente se acostumbra a conducir de nuevo.

Podría ser útil tener otro conductor con licencia en el automóvil las primeras veces que la persona trasplantada maneje después de la operación. Es importante usar siempre dentro del vehículo, ya sea conduciendo o no, el cinturón de seguridad aunque aún se tenga la herida abierta. Ponerse una toalla o almohada pequeña en el abdomen ayudará a protegerse del cinturón de seguridad.
Fuente: International Transplant Nurses Society (ITNS)

0 Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*