a Cómo llevar una buena nutrición tras un trasplante de hígado | Vivir el trasplante Blog
Contact us on 0800 123 4567 or info@cardinal.com

Cómo llevar una buena nutrición tras un trasplante de hígado

Durante las primeras semanas, algunos pacientes tienen problemas para comer por pérdida del apetito.

Cómo llevar una buena nutrición tras un trasplante de hígado

Una buena nutrición cumple un rol muy importante para una recuperación completa después del trasplante hepático. Mientras que el paciente se recupera, su cuerpo ha aumentado sus necesidades nutricionales para la cicatrización de la herida, recuperar el peso que haya perdido debido a la enfermedad, el estrés de la cirugía, y para ayudar a su cuerpo a combatir la infección.

Después del reemplazo del hígado, los pacientes necesitan una dieta alta en calorías y proteínas para reconstruir el tejido muscular y restaurar el nivel de proteínas. Los requerimientos dietéticos son diferentes para cada persona, así que después del trasplante, el dietista se reúne con el paciente para discutir las necesidades nutricionales y calóricas específicas y cualquier restricción dietética que tenga. La mayoría de las personas recién trasplantadas necesitarán aumentar el consumo de las calorías así como también el calcio y las proteínas.

Durante las primeras semanas después del trasplante, algunos pacientes tienen problemas para comer por pérdida del apetito, sentirse llenos o con náuseas, o porque tienen cambios en el gusto. Esto es bastante común y se resolverá al pasar el tiempo mientras que los pacientes se recuperan y la actividad incrementa. Si se tiene poco apetito, lo mejor es tratar de comer varias porciones pequeñas al día y una colación entre comidas alta en calorías.

Es importante tener en cuenta que una dieta saludable es la que contiene frutas, vegetales, granos enteros, y productos lácteos bajos en grasa o sin grasa. También incluye carnes magras, aves (pollo,), pescado, huevos, nueces, y legumbres. Lo ideal es que sea baja en grasas saturadas, grasas trans, sal, azúcar añadida y colesterol.

 

 Fuente: International Transplant Nurses Society (ITNS)

0 Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*