a ¿Cómo reconocer una emergencia cardíaca? | Vivir el trasplante Blog
Contact us on 0800 123 4567 or info@cardinal.com

¿Cómo reconocer una emergencia cardíaca?

Actuar rápido y avisar a los servicios médicos es vital para salvar la vida.

¿Cómo reconocer una emergencia cardíaca?

Muchas enfermedades cardíacas dan la voz de alarma de forma súbita, lo que los especialistas llaman emergencia. En ese momento, actuar rápido y avisar a los servicios de emergencias ante este tipo de urgencias es vital para salvar la vida. Para reconocerla, es fundamental advertir los síntomas con que se puede presentar:

Dolor torácico. No siempre es de origen cardiológico, ya que también puede deberse a una patología pulmonar, digestiva o muscoesquelética. Pero cuando ese dolor se presenta como una opresión intensa en el centro del pecho, es posible que se trate de una angina de pecho o infarto de miocardio. En muchas ocasiones el dolor se irradia a la región de la mandíbula o el cuello, pudiendo también extenderse al brazo izquierdo o incluso a ambos brazos.

Disnea. Es otra urgencia cardiológica cuyo síntoma más característico es la dificultad para respirar. La disnea que preocupa más a los especialistas es la que aparece de forma brusca en pacientes que o no tenían disnea o la tenían en un grado menor. Si el paciente ya padecía dificultades pulmonares previas o había pasado por un catarro recientemente, lo más probable es que el origen de la disnea sea pulmonar. Por el contrario será de origen cardiológico cuando además de la falta de aire se da dolor torácico, palpitaciones y/o hinchazón en las piernas los días previos.

– Pérdida de consciencia. Los médicos llaman síncope a la pérdida de consciencia transitoria y, si se mantiene en el tiempo, la consideran una parada cardiorespiratoria. Y aunque recuperemos por completo el conocimiento al cabo de unos segundos o minutos tras el síncope, éste puede estar relacionado con una patología cardiovascular. Sobre todo si no tiene un desencadenante claro como en las lipotimias o en situaciones donde padezcamos dolor, miedo o suframos emociones extremas. Las tres principales causas del síncope de origen cardiaco son la arritmia cardiaca, un infarto agudo de miocardio o un tromboembolismo pulmonar.

– Crisis hipertensiva. Lo habitual es que unas cifras de presión arterial muy altas se acompañen de mareos, cefaleas u otros síntomas. Sin embargo, incluso aunque no tengamos síntomas, si nuestra presión arterial está por encima de 180/110 mmHg, estamos ante una crisis hipertensiva sobre la que hay que actuar acudiendo al centro de salud o a emergencias para evitar complicaciones. Es que, esas cifras pueden provocar angina de pecho, infarto, disección aórtica, edema agudo de pulmón, ictus o hemorragia cerebral.
Fuente: Fundación del Corazón.

0 Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*