a Nueva técnica de trasplante de corazón da más esperanzas | Vivir el trasplante Blog
Contact us on 0800 123 4567 or info@cardinal.com

Nueva técnica de trasplante de corazón da más esperanzas

Permitiría aumentar la cantidad de órganos disponibles para atender las emergencias actuales.

Nueva técnica de trasplante de corazón da más esperanzas

Un procedimiento que resucita el corazón de un donante cadavérico aumentaría hasta un 20 por ciento la disponibilidad de órganos para pacientes en lista de espera para un trasplante. En el mundo ya hay 35 de estas intervenciones.

Gustavo Knop, especialista en trasplante cardiopulmonar del Servicio de Cirugía Cardiotorácica y Trasplantes del Hospital Papworth del Reino Unido explicó: “la escasez de donantes reavivó en el mundo el interés en la investigación para tratar de usar también el corazón de los donantes cadavéricos y, a la vez, equiparar los excelentes resultados obtenidos con el trasplante cardíaco convencional, que es con donantes con muerte cerebral y corazón latiendo”.

En definitiva, el trasplante cardíaco con donante cadavérico tiene cuatro pasos, que comienzan con la “resucitación” del corazón, la ablación, el transporte -durante el que se evalúa la función- y el implante. A la vez, esa restauración de la función cardíaca se puede hacer de dos maneras, de acuerdo con la experiencia del equipo de Papworth.

En una, se conecta el cadáver a una máquina de circulación extracorpórea que bombea la sangre y la oxigena. Se le extraen 1500 milímetros de sangre al donante antes de inyectarle una solución fría al corazón para detenerlo. Luego se hace la ablación y se lo coloca en otra máquina, que repetirá el procedimiento anterior, pero con la sangre del propio donante a casi la misma temperatura del cuerpo humano. De nuevo, el corazón vuelve a latir. Comienza el traslado al hospital donde espera el receptor.

La segunda opción difiere en que la ablación se efectúa sin conectar el cadáver a la máquina de circulación extracorpórea. La resucitación se produce en la máquina que se usa para el traslado.

Fuente: La Nación.

0 Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*