a La lucha del primer futbolista profesional que jugó tras un trasplante | Vivir el trasplante Blog
Contact us on 0800 123 4567 or info@cardinal.com

La lucha del primer futbolista profesional que jugó tras un trasplante

A Ivan Klasnic le hicieron dos intervenciones de riñón y pudo volver a la actividad.

La lucha del primer futbolista profesional que jugó tras un trasplante

En 2007, el croata Ivan Klasnic fue noticia y entró en la historia al convertirse en el primer jugador de fútbol profesional que volvió a la cancha después de someterse a dos trasplantes de riñón. Hoy, a los 36 años, el futbolista pelea de nuevo por su vida por una insuficiencia renal, según afirmaron medios ingleses.

Klasnic nació en Hamburgo, Alemania, pero al ser hijo de padres croatas adoptó esa nacionalidad. Su familia huyó allí desde Bosnia y Herzegovina durante la guerra de aquel país. Ante este abanico de nacionalidades, varias selecciones se pelearon por tenerlo en sus filas (Alemania, Bosnia y Herzegovina, y Croacia), pero finalmente se decantó por representar a Croacia, con la que fue mundialista en 2006, y jugó dos Eurocopas, en 2004 y 2008.

Justo antes de esa segunda Eurocopa, su vida cambió. En 2007, tuvo que someterse a dos trasplantes de riñón. El primero fue donado por su madre, pero su cuerpo no lo toleró y debió ser intervenido nuevamente. Solo dos meses más tarde, el donante fue su padre y, afortunadamente, no hubo rechazos. Gracias a esto, Klasnic pudo cumplir su sueño de volver a jugar.

En su primera temporada tras los trasplantes, disputó doce partidos y festejó seis goles. El retiro del delantero llegó en 2012, tras jugar en Alemania, Inglaterra y Francia y dejar su huella en Werder Bremen, donde consiguió tres títulos.

No obstante, el riñón que le donó su padre ahora le resulta incompatible. Por eso, hoy se encuentra peleando por su vida, después de padecer una nueva insuficiencia renal. El deportista se somete a diálisis tres veces por semana y los médicos ya piensan en un tercer trasplante de riñón.

Fuente: Clarín.

0 Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*