a Enfermedades cardiovasculares: los riesgos del sendentarismo | Vivir el trasplante Blog
Contact us on 0800 123 4567 or info@cardinal.com

Enfermedades cardiovasculares: los riesgos del sendentarismo

La inactividad física incrementa el sobrepeso y predispone a sufrir cardiopatía, entre otras patologías.

Enfermedades cardiovasculares: los riesgos del sendentarismo

El cuarto puesto de los principales factores de riesgo de muerte lo ocupa la inactividad física, detrás de la hipertensión arterial y el tabaquismo y al mismo nivel que la diabetes. El sedentarismo, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), es la causa del 6 por ciento de los fallecimientos del planeta: 3,2 millones de personas mueren cada año por adoptar un nivel insuficiente de actividad física. Y, según la agencia de Naciones Unidas, las personas sedentarias tienen entre un 20 y un 30 por ciento más de probabilidades de morir en edad temprana que las no sedentarias.

Lamentablemente, el sedentarismo está aumentando en el mundo de forma alarmante, hasta el punto de que los organismos sanitarios están empezando a considerarlo una epidemia. La OMS calcula que alrededor del 60 por ciento de la población mundial no realiza la actividad física necesaria para obtener beneficios para la salud. La falta de ejercicio físico predispone a sufrir sobrepeso, hipertensión, colesterol elevado y diabetes.

Además, se demostró que las personas sedentarias suelen fumar y llevar una alimentación desequilibrada. El sobrepeso, causado por un desequilibrio entre las calorías que se ingieren y las que se gastan, predispone a sufrir enfermedades cardiovasculares como cardiopatía y accidente cerebrovascular (ictus), así como diabetes, osteoartritis –una enfermedad degenerativa de las articulaciones– y algunos tipos de cáncer.

Por su parte, la hipertensión es un factor de riesgo para sufrir insuficiencia coronaria, angina de pecho, arritmias, trombosis y arteriosclerosis. Incluso puede reblandecer las paredes de la arteria aorta y producir su ensanchamiento –aneurisma– o su rotura, lo que provocaría la muerte.

La diabetes también puede desencadenar una cardiopatía o un ictus. De hecho, el 50 por ciento de los enfermos diabéticos muere de enfermedad cardiovascular. Además, puede ocasionar úlceras en los pies, retinopatía diabética, que se debe al daño en los vasos sanguíneos de la retina y que puede provocar ceguera, e insuficiencia renal.

Fuente: Fundación del Corazón.

0 Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*