a La hepatitis C, principal causa de los trasplantes hepáticos | Vivir el trasplante Blog
Contact us on 0800 123 4567 or info@cardinal.com

La hepatitis C, principal causa de los trasplantes hepáticos

Esta patología puede provocar cirrosis, que degenera en una enfermedad hepática crónica.

La hepatitis C, principal causa de los trasplantes hepáticos

Lo que determina la necesidad de trasplantar el hígado es el grado de degeneración de las funciones hepáticas generado por el virus C. Por eso, es fundamental descubrir esta patología antes de llegar a un punto de no retorno.

El hecho de que la hepatitis C sea “una enfermedad silenciosa”, como la califican los profesionales de la salud,  determina que su existencia se descubra a partir de su sintomatología, lo que puede ser tarde para evitar la intervención quirúrgica. En el lado opuesto, se encuentra un escaso número de personas diagnosticadas mediante un análisis de sangre, antes de la aparición de síntomas graves como:

  • Ascitis, acumulación de líquido en el abdomen.
  • Icteria, coloración amarillenta de la piel o los ojos.
  • Tendencia a la formación de hematomas.
  • Confusión o problemas para pensar.

A pesar de la relación existente entre virus C, daño hepático y la necesidad de una intervención quirúrgica, muchos pacientes con el virus no van a desarrollar cirrosis y, por tanto, no van a necesitar un trasplante.

Investigadores están intentando contribuir a eliminar la necesidad de trasplantar el órgano y dejar atrás procedimientos como el interferón, es decir, la aplicación de proteínas que actúan contra agentes patógenos, o la ribavirina, que sólo tiene efectos sobre la enfermedad en combinación con otro medicamento.

Ello hace que las esperanzas médicas del futuro de los trasplantes hepáticos, provocados por el virus C, se encuentre en los antivirales, cuyos objetivos serían tres:

  • Frenar la expansión de la hepatitis C antes de que la cirrosis sea irreversible.
  • Permitir que los pacientes que necesitan un trasplante lleguen a la operación sin carga viral.
  • Evitar que la enfermedad se regenere tras la intervención.

Bajo este último desafío se ha desarrollado un estudio médico en el Hospital Clínico de Barcelona, en el que a través de la combinación de cuatro antivirales se ha llegado a eliminar el virus en el 97% de los 34 pacientes trasplantados hepáticos que han formado parte de la investigación.

Esta esperanza tiene que ir unida al conocimiento sobre a qué paciente se puede aplicar los antivirales, ya que no es para todas las personas que posean el virus C, sino para evitar la reaparición del virus en pacientes trasplantados, en lista de espera o aquellos en los que el virus empiezan a desarrollar los primeros síntomas.

Fuente: EFE Salud.

0 Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*