a El riñón del adulto mayor, espejo de la salud | Vivir el trasplante Blog
Contact us on 0800 123 4567 or info@cardinal.com

El riñón del adulto mayor, espejo de la salud

Es posible mantenerlos saludables con alimentación adecuada, revisiones periódicas y ayuda especializada.

El riñón del adulto mayor, espejo de la salud

La salud de los riñones, indispensables para mantener el equilibrio del organismo, puede deteriorarse a causa de enfermedades, uso de medicamentos y el paso del tiempo. Sin embargo, se puede mantenerlos saludables si se sigue una alimentación adecuada, se cumplen revisiones periódicas y se recurre a la ayuda especializada.

Todos los órganos, sin excepción, pierden muchas de sus cualidades con el paso del tiempo. La geriatra Albarrán López, egresada de la Facultad de Estudios Superiores Zaragoza, de la Universidad Nacional Autónoma de México, explicó que a partir de los 30 años, las reservas de nefronas, que son las células funcionales del riñón, empiezan a envejecer por sí solas, pero si a ello le agregamos la presencia de infecciones, malos hábitos alimenticios y consumo de alimentos tóxicos (que contienen pigmentos y conservadores), así como la ingesta de alcohol, evidentemente la función renal se alterará más rápido.

En definitiva, mientras la alimentación sea sana, equilibrada y lo más natural posible, el riñón trabajará mejor. Sin embargo, hay que tener especial cuidado con el uso de antibióticos: se debe ajustar la cantidad del fármaco a la edad del paciente, actividad que realiza, tamaño y peso de su cuerpo, así como cálculo aproximado de su función renal.

De acuerdo con la especialista, hay que considerar que lo más importante en la etapa adulta son los cambios que se suscitan por la edad, pero al llegar a los 60 años es preciso hacer cierto “inventario” en el que se especifique si a lo largo de su vida adquirió diabetes (elevado nivel de azúcar en sangre), hipertensión (presión arterial alta), un mal cardíaco u otro padecimiento, y también tener en cuenta si fue consumidor frecuente de antibióticos u otros fármacos.
Fuente: Salud y Medicinas.

0 Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*