a De trasplantado, a campeón olímpico | Vivir el trasplante Blog
Contact us on 0800 123 4567 or info@cardinal.com

De trasplantado, a campeón olímpico

Gustavo Chrzanowski sufrió varios infartos hasta que se operó y ahora pudo volver a practicar natación.

De trasplantado, a campeón olímpico

En 2011, cuando Gustavo Chrzanowski tenía 36 años,  sufrió un infarto mientras estaba realizando una de sus actividades preferidas y más saludables: la natación. Ese fue el comienzo de un tratamiento que culminó con un trasplante de corazón en 2014.

Luego de varios días internado, fue intervenido quirúrgicamente. El paciente afirmó: “Me dijeron que batió un récord porque fue de cuatro horas. A las dos horas estaba despierto pidiendo agua, al otro día ya estaba comiendo, al cuarto día estaba pedaleando una bicicleta fija y al décimo día recibí el alta”.

Tiempo después, su vida dio un nuevo giro. “En un control que hago me recomiendan que realice una ergometría con cámara gamma. Durante el mismo sufrí tres paros cardiorespiratorios, debido al mal estado de mi corazón, me desmayé y el doctor y sus colaboradores me rescataron”, cuenta sobre lo sucedido.

“Ahí me operaron y pusieron bajo la piel un aparato cardiodesfibrilador, que ante cualquier falla del corazón me daba un choque eléctrico. Estuve dos años con él. En ese momento, la doctora me sugiere anotarme en lista de espera para trasplante de corazón. Al principio yo no quería, pero luego acepté. A los 6 meses me llamó porque había un donante. En cinco minutos luego de salir del shock emocional y confuso me cambié y fui al hospital. Me interné el 06 de Julio de 2014 y el día 16 me operaron”, continúa Gustavo. El lugar donde se llevó a cabo la intervención fue el  Hospital El Cruce Néstor Kirchner, de Florencio Varela.

Hoy dos años después, la noticia es que Gustavo con 39 años recién cumplidos, participó en los Juegos para Deportistas Trasplantados, XI Argentinos-VIII Latinoamericanos, que se realizó en la provincia de Mendoza, en la disciplina de natación. A pesar de que su objetivo no era ganar un premio material, ya que lo hizo a favor de la donación de órganos y en agradecimiento a su donante y su familia, Gustavo se consagró con una medalla de oro, tres de plata y una de bronce.

Fuente: La Nación.

0 Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*