a Para poner en práctica: claves para un running cardiosaludable | Vivir el trasplante Blog
Contact us on 0800 123 4567 or info@cardinal.com

Para poner en práctica: claves para un running cardiosaludable

Correr mejora la autoestima, fortalece el corazón, los músculos y los huesos.

Para poner en práctica: claves para un running cardiosaludable

Los beneficios que aporta el ejercicio físico son muchos: afina la capacidad de concentración, eleva el estado de ánimo y la autoestima y mejora los estados depresivos, la ansiedad y los problemas de sueño. Por otra parte, poner en marcha todo el sistema locomotor refuerza el tono muscular y aumenta la masa ósea, con lo que se previenen y alivian problemas articulares, osteoporosis y dolores de espalda. Además, mejora la salud cardiovascular y reduce el riesgo de padecer diabetes tipo II, colesterol, hipertensión u obesidad.

Sin embargo, cuando una persona que nunca hizo ejercicio empieza a considerar hacer “running” o correr, se recomienda que arranque de a poco: combinando unos minutos corriendo y otros andando,  y tomando algunas precauciones para que el esfuerzo no sea contraproducente y nos conduzca a tirar la toalla el primer día.

Para esto, se aconseja tener en cuenta estas cinco recomendaciones:

  1. Disfrutar del ejercicio: Si se corre a una intensidad adecuada se debe poder hablar con la persona de al lado.
  2. Buena alimentación: Incluir en la dieta suficientes hidratos de carbono complejos, proteínas y grasas monoinsaturadas como el aceite de oliva virgen extra, sin olvidar la hidratación antes, durante y después de la carrera.
  3. Descanso y recuperación después de cada sesión: Cuando se realiza un ejercicio intenso se necesitan entre 48 y 72 horas para retomar un ejercicio igual.
  4. Escuchar al organismo: Si no se consigue dormir bien o se sienten molestias en alguna parte del cuerpo, es una señal de que se está realizando el ejercicio a una intensidad superior a la que el cuerpo puede asimilar. Entonces, se impone bajar el ritmo.
  5. Realizar un chequeo médico previo: En él valorarán los antecedentes familiares, factores de riesgo y se realizará un electrocardiograma de reposo y una prueba de esfuerzo en los casos que se considere necesario. Esto último es en personas de más de 40 o 50 años, aquellas que presentan factores de riesgo y los deportistas expuestos a un mayor nivel de ejercicio.

 

Fuente: Fundación del corazón.

0 Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*