a ¿Qué cuidados hay que tener en casa luego del trasplante hepático? | Vivir el trasplante Blog
Contact us on 0800 123 4567 or info@cardinal.com

¿Qué cuidados hay que tener en casa luego del trasplante hepático?

Es importante ser cuidadosos para evitar problemas de salud.

¿Qué cuidados hay que tener en casa luego del trasplante hepático?

Luego de un trasplante de hígado, el objetivo principal es reincorporarse a la vida normal, y eso depende en gran parte del paciente. La recuperación debe ser progresiva, exigirse cada día un poco más. El plazo para alcanzar la recuperación completa depende de cada persona pero en promedio pueden llegar a ser unos seis primeros meses post cirugía.

Para prevenir infecciones, es necesario conocer las principales recomendaciones que hay que tener en cuenta empezando por el hogar. Es importante tener en cuenta que el paciente pasará gran cantidad de tiempo en su interior, por lo tanto, las condiciones ambientales de la vivienda deben estar especialmente cuidadas.

La limpieza de la casa debe ser excelente. El mejor desinfectante doméstico es la lavandina, pero hay que tener cuidado con su toxicidad (se recomienda diluir un vaso en aproximadamente un balde de agua).

Es esencial evitar la inhalación y el contacto con la piel, de insecticidas, disolventes, barnices, etc. Algunas de estas sustancias pueden provocar no solo irritación de los ojos y la piel, sino que también pueden generar patologías pulmonares y nerviosas.

Además, no se recomienda iniciar una obra en casa, al menos durante el primer año tras el trasplante. En caso de tener que usar ciertos materiales de construcción, es importante utilizar guantes, mascarilla y alguna protección para los ojos. A su vez, las cocinas y estufas de gas consumen parte del oxígeno del aire. Por eso, no hay que cerrar herméticamente la habitación y ventilar a diario.

En verano, durante el día, cerrar ventanas y oscurecer la casa es clave. De esta forma se evita que el calor del exterior entre. A la caída de la tarde y noche airear la casa.

Eliminar insectos es importante, pero hay que tener en cuenta siempre que los productos químicos en aerosoles para este fin son peligrosos, así que poner rejillas o mosquiteros puede ser la mejor solución.

Por último, evitar humedades en paredes y techos, ya que esto contribuye al desarrollo de hongos y bacterias perjudiciales.

 

Fuente: AETHECA Asociación de Enfermos y Trasplantados Hepáticos de Canarias

0 Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*