a Trasplante de hígado: ¿cuándo acudir al médico post operación? | Vivir el trasplante Blog
Contact us on 0800 123 4567 or info@cardinal.com

Trasplante de hígado: ¿cuándo acudir al médico post operación?

La fiebre puede ser la única manifestación de una infección por eso hay que estar alerta.

Trasplante de hígado: ¿cuándo acudir al médico post operación?

Tras un reemplazo de hígado, para alcanzar una buena calidad de vida, es necesario que el paciente siga cuidándose con esmero, aunque ya no esté enfermo. Dentro de estos cuidados, se incluye estar alerta ante cualquier síntoma que se presente.

Por eso, cuando alguna de estas señales aparece, es importante que se acuda al médico tratante:

Fiebre: si la temperatura es igual o superior a 37,5ºC de más de 24 horas de duración asociado o no con dolor abdominal o cefaleas. La fiebre es una manifestación muy frecuente de las infecciones, pero en ocasiones puede tener una infección sin fiebre.

Medicación: debe consultarse cualquier cambio de medicación, en particular cualquiera con riesgo de interacción con los fármacos inmunosupresores.

Hipertensión: hipertensión sistólica o diastólica de reciente comienzo, o no controlada con la medicación antihipertensiva prescrita previamente.

Síntomas respiratorios: la tos es el síntoma más frecuente, puede o no acompañarse de expectoración. Es importante observar el aspecto de la mucosidad para después describírselo al médico.

Síntomas gastrointestinales: la diarrea o vómitos de más de 24 horas de duración, el dolor abdominal intenso o persistente, el aumento del perímetro abdominal y la hemorragia digestiva son síntomas que debe comunicar inmediatamente a su médico.

Síntomas neurológicos: cefaleas persistentes, convulsiones, trastornos visuales. A veces pueden ser un síntoma de infección, especialmente si se acompaña de somnolencia y malestar general.

Función renal: disminución llamativa de la cantidad de orina diaria, o cambio en la coloración de la misma o molestias al orinar. Las molestias más frecuentes que indican la existencia de una infección urinaria son el picor, escozor al orinar, necesidad de orinar con mucha frecuencia y en escasa cantidad, cambio de color y en el olor.

 

Fuente: AETHECA Asociación de Enfermos y Trasplantados Hepáticos de Canarias

0 Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*