a Factores de riesgo cardiovascular en niños y adolescentes | Vivir el trasplante Blog
Contact us on 0800 123 4567 or info@cardinal.com

Factores de riesgo cardiovascular en niños y adolescentes

Las enfermedades cardiovasculares son una de las principales causas de muerte.

Factores de riesgo cardiovascular en niños y adolescentes

Las variables que juegan un papel decisivo en las probabilidades de que alguien sufra alguna enfermedad cardiovascular, son conocidas como factores de riesgo. Dentro de estos factores, existen algunos que pueden tratarse y otros que no.

Son muchos los factores de riesgo plausibles de ser controlados durante la infancia, logrando así una reducción del riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares en la adultez. El control temprano, sumado a la prevención a lo largo del desarrollo evolutivo, puede servir mucho.

Presión arterial alta: si bien la incidencia de la hipertensión arterial en niños es relativamente baja, al ser asintomática, es difícilmente detectable. Es preciso asegurarse de que la presión arterial sea medida durante el chequeo médico anual.

Colesterol: la acumulación de placa grasa comienza desde la infancia. Aunque la mayoría de la población infantil no sufre de colesterol alto, con el tiempo puede transformarse en un factor de riesgo.

Tabaquismo: en el mundo, existe una enorme cantidad de niños y adolescentes que adquieren el hábito de fumar cigarrillos, todos los días. Esto sucede en el ámbito escolar y, según la estadística, si un niño puede evitar el cigarrillo durante esta época, es probable que jamás adquiera el hábito de fumar.

Obesidad: se trata de uno de los factores de riesgo principales en el caso de enfermedades cardiovasculares. Hoy, la obesidad infantil es considerada una epidemia global por la Organización Mundial de la Salud.

Inactividad física: junto con una mala nutrición, la inactividad física está asociada a la obesidad y por lo tanto a los factores de riesgo de enfermedad cardiovascular. Los niños que desarrollan un adecuado nivel de actividad física, suelen hacerlo también durante la edad adulta.
Fuente: Texas Heart Institute

0 Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*