a Las grasas trans son peligrosas | Vivir el trasplante Blog
Contact us on 0800 123 4567 or info@cardinal.com

Las grasas trans son peligrosas

Este tipo de ácidos grasos repercuten negativamente en la salud cardiovascular.

Las grasas trans son peligrosas

Mientras que Estados Unidos prohibió el uso de grasas trans en cualquier alimento, son muchos los sectores de la política europea que esperan medidas similares en el viejo continente. En 2011, la European Heart Network pidió a la Comisión Europea la regulación de este tipo de sustancias, dado que afectan negativamente la salud cardiovascular.

Los ácidos grasos trans provienen  de fuentes naturales, es decir, animales rumiantes como vacas u ovejas, y fuentes artificiales, es decir, de la industria alimentaria, como galletitas, papas fritas, helados, etc. En cualquiera de los dos casos, sucede una hidrogenación parcial de ácidos grasos que afectan negativamente al organismo humano.

Los ácidos trans son absorbidos por el aparato digestivo y pasan al torrente sanguíneo. Así es que se incorporan a la membrana celular y sustituyen los fosfolípidos, haciendo que esta membrana pierda elasticidad y fluidez, lo que, a su vez, imposibilita que otras moléculas como las del colesterol se acoplen y, en cambio, quedan libres, incrementando los niveles de colesterol en sangre.

Con el tiempo, este principio favorece la formación de placa de ateroma. La arteriosclerosis es precisamente el endurecimiento de las arterias, producto en gran medida del depósito de lípidos y calcio en la pared arterial. En este sentido, se ha comprobado que los ácidos grasos trans fomentan un aumento de la incorporación de calcio en las células del endotelio vascular.

Así, el primer efecto de los ácidos grasos trans es el aumento de los niveles de colesterol total, especialmente de colesterol LDL, más conocido como colesterol malo; al mismo tiempo que disminuye el colesterol HDL, también conocido como colesterol bueno.

Desde 2009, la Organización Mundial de la Salud recomienda un consumo promedio poblacional por debajo del 1 por ciento del aporte energético alimentario diario. Al día, se recomienda un consumo de entre 2000 y 2500 calorías; sin embargo, la cantidad máxima de calorías provenientes de las grasas trans en ningún caso debe superar las 25 calorías diarias.

 

Fuente: Fundación del Corazón

0 Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*