a ¿Cuándo es preciso realizar un análisis de la función hepática a un niño? | Vivir el trasplante Blog
Contact us on 0800 123 4567 or info@cardinal.com

¿Cuándo es preciso realizar un análisis de la función hepática a un niño?

Es la manera de evaluar las eventuales lesiones, infecciones o inflamaciones del hígado.

¿Cuándo es preciso realizar un análisis de la función hepática a un niño?

A través de un análisis de la función hepática, los médicos pueden determinar si el hígado presenta lesiones. Por eso, ante la aparición de síntomas de enfermedad hepática en un niño, lo que incluye piel u ojos amarillentos, orina oscura, náuseas, vómitos o abdomen hinchado, es recomendable realizar este tipo de análisis.

A través de un análisis de la función hepática es posible evaluar la alanina aminotransferasa (ALT), una enzima con presencia en el hígado que interviene en el metabolismo. Cuando el hígado está lesionado, libera ALT al torrente sanguíneo, alcanzando niveles elevados en caso de un cuadro de hepatitis aguda.

También es posible detectar fosfatasa alcalina (ALP), una enzima del hígado, los huesos, intestinos, riñones y otros órganos. En el caso de los niños, los niveles de ALP son más altos que en el de los adultos, incluso si están sanos, puesto que los huesos están en pleno crecimiento. Sin embargo, los niveles de ALP pueden ser altos también por la presencia de infecciones virales, enfermedades hepáticas o el bloqueo de los conductos biliares.

La aspartato aminotransferasa (AST) es un tipo de enzima con un papel fundamental en el procesamiento de las proteínas y está presente tanto en el hígado, como en el corazón, los músculos y los riñones. En caso de una lesión hepática, los niveles de AST en sangre aumentan.

Como derivado de la degradación de los glóbulos rojos, está la bilirrubina, que generalmente traspasa el hígado para ser eliminada del organismo. Sin embargo, cuando esto no ocurre, suele ser síntoma de enfermedad hepática. Un análisis de bilirrubina es aconsejable para detectar cualquier patología hepática.

 

Fuente: KidsHealth.

0 Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*