a 5 claves para que el verano no se convierta en el enemigo del corazón | Vivir el trasplante Blog
Contact us on 0800 123 4567 or info@cardinal.com

5 claves para que el verano no se convierta en el enemigo del corazón

En vacaciones es conveniente tomar algunas precauciones para cuidar la salud cardiovascular.

5 claves para que el verano no se convierta en el enemigo del corazón

La llegada del verano y de las vacaciones se torna en la época perfecta para cambiar la rutina: viajar, trasnochar de vez en cuando, multiplicar las comidas fuera de casa con amigos y familia, disfrutar del sol… En su justa medida, la salud cardiovascular no tiene por qué resentirse.

Se trata de tener en cuenta que hay ciertos excesos que es mejor mantener controlados:

Viajes: ¿a dónde ir y en qué medio? Los pacientes cardíacos pueden elegir el destino vacacional que prefieran teniendo únicamente en cuenta que es preferible evitar países con temperaturas extremas, ya que esto puede sumar tensión adicional al corazón.
En cuanto al medio de transporte, los trayectos largos en avión aumentan el riesgo de sufrir el síndrome de la clase turista: un síndrome caracterizado por una trombosis venosa profunda en las venas de las piernas que puede ocasionar un tromboembolismo pulmonar y producir limitaciones de movimiento durante un período prolongado de tiempo. Por eso, conviene parar a estirar las piernas si se viaja en auto o levantarse al menos una vez cada hora y caminar un poco si el viaje es en avión, tren o barco.

No olvidar la medicación. A pesar de que esté incluido en la rutina y sea difícil olvidar, una buena idea es poner alarma en el teléfono celular, al menos los primeros días de vacaciones, o usar cualquier otro sistema que para recordar a qué hora se debe tomar la medicación.

Cuidarse del calor. No conviene pasar mucho tiempo expuesto al sol en las horas centrales del día, cuando aumentan las probabilidades de deshidratarse, acentuándose el riesgo cardiovascular en quienes son propensos a los problemas circulatorios o arteriales. Tampoco es recomendable practicar ejercicio al aire libre en días de altas temperaturas y humedad, ya que el corazón tiene menor capacidad de reserva para eliminar el calor del cuerpo y puede sobrecargarse.

Precaución con el alcohol. Es fundamental mantener una alimentación sana y equilibrada al igual que el resto del año. Según los especialistas, la ingesta excesiva y brusca de bebidas alcohólicas puede provocar trastornos en el ritmo cardíaco y un cierto grado de insuficiencia contráctil, lo que se denomina “corazón en vacaciones”.

El descanso, un aliado necesario. Aunque el objetivo de la mayoría de las personas en vacaciones sea descansar, a veces se termina haciendo todo lo contrario, lo que puede traducirse en menos sueño nocturno. Esto no resulta beneficioso para la salud cardiovascular: la falta de sueño aumenta los niveles en sangre de las hormonas del estrés, lo que incrementa la tensión arterial y la frecuencia cardíaca.

 

Fuente: Fundación del Corazón.

0 Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*