a ¿Qué órganos pueden ser trasplantados y cuáles no? | Vivir el trasplante Blog
Contact us on 0800 123 4567 or info@cardinal.com

¿Qué órganos pueden ser trasplantados y cuáles no?

Según la Organización Mundial de la Salud, cada año, en el mundo se practican más de 100 mil trasplantes.

¿Qué órganos pueden ser trasplantados y cuáles no?

Del total de trasplantes realizados en el mundo durante el último año, aproximadamente un 42 por ciento corresponde a trasplantes de riñón, seguido proporcionalmente por trasplantes de hígado y corazón. Mientras tanto, los trasplantes de pulmón, páncreas e intestino delgado se han intensificado durante los últimos años.

Si bien hoy también es posible trasplantar tejidos, como la médula ósea, tendones, piel, córneas, nervios, venas y válvulas cardíacas, aún no es posible reemplazar todos los órganos y tejidos del cuerpo. Estos son algunos de los órganos que no pueden trasplantarse actualmente y su porqué.

* Cabeza: según el consenso científico, es improbable que la cabeza pueda ser trasplantada en un futuro próximo, especialmente por la dificultad que representa la conexión del cerebro con la médula espinal.

* Retina: si bien la córnea se trasplanta exitosamente desde hace décadas, aún no es posible reemplazar la retina, es decir, la parte anterior del ojo que posibilita la visión, especialmente porque posee una intricada red de conexiones celulares nerviosas.

* Vesícula biliar: los riesgos de un trasplante de vesícula biliar, situada debajo del hígado, son lo suficientemente altos como para representar una alternativa viable, especialmente si se considera que no es un órgano vital.

* Bazo: al igual que la vesícula biliar, el bazo no resulta esencial para la vida, aunque su extirpación obliga al paciente a tomar antibióticos durante el resto de su vida, ya que es un órgano clave para el funcionamiento del sistema inmunológico.

A la hora de evaluar la posibilidad de un trasplante, el factor principal es siempre el riesgo de muerte. Así, la clave ante cualquier caso es la posibilidad de sobrevida. No obstante ello, existen casos en los que un trasplante busca satisfacer una necesidad, más allá de la vida.

Un ejemplo claro es el trasplante de útero, un órgano si el cual la vida del paciente es perfectamente posible, pero que, sin embargo, atenta contra el deseo de engendrar hijos. En estos casos, el parámetro no es biológico, sino psicológico.

Por otro lado, en el futuro inmediato, se espera que las terapias celulares y los trasplantes de células permitan soslayar inconvenientes como los generados por la diabetes. Actualmente, los médicos están trasplantando exitosamente células pancreáticas, en lugar de trasplantar un páncreas.

Fuente: bbc.com

0 Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*