a Cambios en la rutina para cuidar el corazón | Vivir el trasplante Blog
Contact us on 0800 123 4567 or info@cardinal.com

Cambios en la rutina para cuidar el corazón

Modificando pequeños hábitos, el riesgo cardiovascular se puede reducir.

Cambios en la rutina para cuidar el corazón

La evidencia científica acerca de la importancia que los cambios en el estilo de vida tienen en la reducción de las enfermedades cardiovasculares y sus complicaciones es cada vez mayor. Por otro lado, el uso de fármacos o el control de un único factor de riesgo, como puede ser la obesidad o el consumo de cigarrillos, resultan insuficientes para lograr un control óptimo.

Un estudio reciente demuestra que, a través de pequeñas mejoras de varios indicadores de salud, se logran conseguir grandes reducciones del riesgo cardiovascular. Entre estos indicadores se encuentra el Índice de Masa Corporal (IMC), que debe mantenerse entre valores de 18,5 y 25, mediante una dieta saludable y ejercicio físico.

Otra cuestión fundamental a tener en cuenta para reducir el riesgo cardiovascular es la alimentación. Los médicos recomiendan una dieta similar a la mediterránea, que podría reducir las complicaciones cardiovasculares graves y  la mortalidad total de sujetos con alto riesgo cardiovascular.

La práctica de deporte, por su parte, disminuye significativamente tanto el riesgo cardiovascular como el desarrollo de insuficiencia cardíaca, mientras que dejar el cigarrillo antes de los 40 años reduce significativamente el riesgo de muerte atribuible al tabaco. Cabe recordar que el tabaquismo está considerado como la principal causa de muerte prevenible a nivel mundial y es responsable de un acortamiento de la esperanza de vida de más de 10 años (entre otras razones, por enfermedades cardiovasculares).

El control periódico de la tensión arterial es otro de los hábitos que pueden ayudar a prevenir las enfermedades cardíacas; es importante consumir una dieta baja en sal, realizar ejercicio diario y evitar el sobrepeso.

Los últimos dos puntos que resaltan los profesionales de la salud, tienen que ver con los niveles recomendados de glucosa y colesterol en la sangre. La prevención de la diabetes, a través de una dieta baja en azúcares refinados, y del colesterol elevado, disminuyendo el consumo de grasas saturadas y alimentos ricos en colesterol, puede cambiar notablemente la perspectiva de vida de los pacientes.

Por todos estos motivos, es importantísimo que las personas reciban la educación necesaria desde pequeños para adquirir hábitos de vida saludables que eviten la aparición de los factores de riesgo cardiovascular y, consecuentemente, disminuyan las enfermedades cardiovasculares y sus complicaciones.

Fuente: Fundación del Corazón

0 Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*