a De rocanrolero sin ganas a campeón mundial de natación, después de un trasplante de riñón. | Vivir el trasplante Blog
Contact us on 0800 123 4567 or info@cardinal.com

De rocanrolero sin ganas a campeón mundial de natación, después de un trasplante de riñón.

Hernán Sachero comparte la extraordinaria experiencia de vida que lo llevó a ser un atleta de alto rendimiento.

De rocanrolero sin ganas a campeón mundial de natación, después de un trasplante de riñón.

Entre ser un metalero nocturno, aficionado a la cerveza, y transformarse en un atleta ejemplar, en la vida de Hernán Sachero intervino la enfermedad, primero, y la salvación mediante un trasplante renal, después.

Incluso hoy, siete años después del trasplante que le cambió la vida, sus amigos siguen llamándolo “el gordo”. Hernán tenía 30 años y pesaba 110 kilos, cuando fue diagnosticado con insuficiencia renal crónica (IRC).

Logró sobrevivir gracias a un trasplante de riñón, que su propia hermana le donó. Hoy, lleva ganadas 13 medallas en distintos Juegos Mundiales de Trasplantados y asegura que volvió a nacer.

“Vivía de mal humor. Estaba cansado, sin ganas de hacer nada”, recuerda Sachero. Cuando los médicos le diagnosticaron IRC, cambió su dieta, abandonó el cigarrillo, el alcohol e incluso su banda de rock.

Apenas seis meses después del trasplante, Hernán se volcó de lleno al deporte. “El trasplante me devolvió la vida. Siempre digo que, en vez de un riñón, me metieron un motor”, recuerda con humor.

“Nadar me genera paz y tranquilidad. Ahí estoy solo, sin hablar con nadie y pensando, poniéndome objetivos. Me hace sentir libre. Nadar es como volar pero en el agua”. Además del deporte, Hernán dedica su vida a brindar charlas de concientización sobre la importancia de donar órganos.

Principalmente, se encarga de trasmitir un mensaje: recibir un órgano no sólo salva la vida, sino que brinda una segunda oportunidad “para replantearse un montón de cosas”, y para “dejar de hacerse tanto problema por todo”.

Fuente: La Nación

0 Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*