a ¿Cómo manejar las emociones tras recibir un trasplante? | Vivir el trasplante Blog
Contact us on 0800 123 4567 or info@cardinal.com

¿Cómo manejar las emociones tras recibir un trasplante?

Los pacientes trasplantados pueden experimentar sensaciones de estrés y ansiedad, entre otras.

¿Cómo manejar las emociones tras recibir un trasplante?

Teniendo en cuenta la angustia que genera la espera de un trasplante, tanto para el paciente como para toda su familia, podría parecer que tras obtener el nuevo órgano todo será color de rosa. Sin embargo, esta etapa también puede resultar estresante para todos los involucrados debido a que al volver a casa el paciente ya no estará bajo el control estricto de médicos y enfermeros las 24 horas del día.  

Está comprobado que las personas que han recibido un trasplante y sus familiares pueden experimentar síntomas de estrés postraumático desencadenados por imágenes, olores o sonidos que les recuerden momentos desagradables del tratamiento. De hecho, es probable que pasen varios meses antes de que puedan dejar de pensar en la enfermedad o el trasplante. 

Los especialistas destacan que la mejor forma de lidiar con este estrés emocional post operatorio tanto para el paciente trasplantado como para su círculo íntimo, es tener paciencia, buscar actividades que les permitan distraerse y, sobre todo, concentrarse en aquellas cosas sobre las que tienen cierto control, en vez de preocuparse por aquellas sobre las que no lo tienen. 

El paciente además puede padecer una gran sensación de incertidumbre, con miedo a recaídas y dudas sobre cuánto tiempo se prolongará su vida. Esto puede hacer que sientan inseguridad a la hora de hacer planes o asumir responsabilidades a largo plazo. Por otro lado, pueden experimentar mucha frustración al depender de otros para satisfacer sus necesidades mientras se recuperan. 

Otro problema con el que deberán lidiar tiene que ver con los efectos secundarios de los corticoesteroides, como hinchazón, glaucoma o cambios de humor. Esto puede cohibir y entristecer a los pacientes generando una montaña rusa de emociones con la que puede ser muy difícil lidiar. 

Ante este escenario, es importante que el paciente busque ayuda profesional de psicólogos que puedan ayudarlo a entender y abordar sus preocupaciones, canalizando sus sentimientos de manera saludable para reducir el estrés. También puede ser positivo conectarse con grupos de apoyo de otras personas que hayan pasado por su misma situación y hayan experimentado sus mismos altibajos. 

0 Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.