a Ley Justina: el cambio cultural que generó su sanción | Vivir el trasplante Blog
Contact us on 0800 123 4567 or info@cardinal.com

Ley Justina: el cambio cultural que generó su sanción

¿Por qué sigue siendo importante hablar sobre la donación de órganos?

Ley Justina: el cambio cultural que generó su sanción

Desde el 3 de agosto de 2018, momento en que entró en vigencia la Ley de Trasplante de órganos, tejidos y células (mejor conocida como Ley Justina), toda persona mayor de 18 años que no haya manifestado por escrito su negativa a donar es considerada donante presunto.

Esta norma modificó el rol de la familia en esta instancia, ya que eliminó el testimonio de última voluntad al que se solía acudir en aquellos casos en los que no había una declaración escrita. Antes de la Ley Justina, la familia podía decir que la persona había manifestado su negativa de forma oral y debía aceptarse así. Ahora, sólo vale la palabra escrita y la familia no puede determinar lo contrario. 

Este nuevo marco legal prioriza la autonomía y la voluntad del donante. Sin embargo, los especialistas del Incucai (Instituto Nacional Central Único Coordinador de Ablación e Implante) sugieren que, aunque no sea obligatorio, las personas comuniquen su decisión a sus familiares, para evitar complicaciones al momento del fallecimiento. 

Según los expertos, la instancia de diálogo no solo es importante por el impacto que la pérdida de un pariente suele generar en las personas, lo que podría llevarlas a olvidar o hasta negar la voluntad de su familiar, sino que además puede servir para que más personas reflexionen acerca de sus propios deseos de convertirse en donantes. 

Por este mismo motivo, Incucai destina un gran esfuerzo a buscar la mejor manera de comunicar a los familiares la voluntad de los donantes. Siempre se intenta explicar a la familia el marco legal en las primeras horas siguientes al fallecimiento de una persona, evitando que sientan que se están avasallando los derechos de su ser querido y a través de la contención emocional necesaria para sobrellevar uno de los peores momentos de la vida de quienes perdieron a un miembro de su familia.

0 Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*